PARTITURAS Y PISTAS GRATIS - Prefacio a la segunda edición: "Top-tones for the saxophone"
 

LO ÚLTIMO

martes, 1 de julio de 2014

Prefacio a la segunda edición: "Top-tones for the saxophone"

Prefacio a la segunda edición

Si quieres puedes dirigirte al prefacio a la primera edición desde aquí.

Han pasado veinte años desde que la primera edición de este volumen se publicó. Fue el primer método para la producción del registro extendido.  Éste es aún el único método científico de este tipo. La existencia de múltiples tablas de digitación, publicadas recientemente prueban la validez de la idea, pero sin un lógico fundamento para el entendimiento y desarrollo, estas tablas han hecho más por desacreditar la idea de un factible rango de cuatro octavas que por ir más lejos que eso.

Desde la publicación de este método, he hablado con varios saxofonistas entusiasmados que aspiran a un alto registro. Sin excepción, el estudiante que falla al comprender la principal importancia del desarrollo del “oído interno” – “imaginación de tono,” “concepto de tono”- también falla al producir, sin hablar de los maestros, el registro alto. En la otra mano, si el estudiante comprende que la mente (concepto) y el cuerpo (embocadura, digitación) deben trabajar juntos, tendrá éxito a su debido tiempo. Muchas veces subestimamos el poder de la mente activa. La producción de cualquier armónico y/o tonos más altos que el “top” F dependen de varios factores: un claro objetivo (emanando de la mente del interprete) para la exacta afinación, una embocadura bien desarrollada y un fluir de aire controlado.
Este proceso es muy semejante al acto de cantar; el objetivo de la mente es lograr cierto tono (afinación, volumen, calidad, color, carácter) y llevar a las cuerdas vocales a trabajar en cooperación con cierto fluido de aire. Porque el objetivo empieza y se origina en la mente, y debe ser totalmente consciente. De aquí en adelante, de todas formas, el proceso se vuelve corporal y va más allá de la clara comprensión de la mente. De igual forma la mente debe dirigir la producción de tonos en un instrumento de viento. Previendo que la embocadura del intérprete está bien desarrollada, responderá - bajo el nivel de acción consciente - al mando de la mente. El siguiente paso - seleccionando el tono deseado de las múltiples posibilidades - necesita reconocimiento y decisión. Estas otra vez son actividades de la mente. Así hemos retornado a nuestro punto de inicio, la mente, y nuestro objetivo se alcanzó, i.e., los sonidos de tono predeterminados. Porque reconocemos la necesidad de desarrollar el oído interno, una embocadura flexible y un fluido de aire controlado, los ejercicios en las próximas páginas están diseñados para desarrollar control.


¿Quieres ver una partitura al azar por si le encuentras utilidad?


No hay comentarios :

No olvides de suscribirte a los comentarios de esta entrada para recibir la respuesta por medio de tu correo electrónico